martes, 2 de marzo de 2010

Una mancha en la pared

Llaman al timbre. Dónde demonios he metido las zapatillas, ¿y la bata rosa palo? Me dirijo a trompicones hacia la puerta. De camino a la realidad, el pasillo se me antoja solitario, lúgubre y desordenado, pero no me importa. Él ya no está y en la pared hay una mancha provocada por la humedad. Abro la puerta y veo un inmenso ramo de rosas. Detesto las rosas, nadie en su sano juicio podría regalarme algo así. Detrás del inmenso ramo de rosas aparece un señor que suda por la nariz, por la frente, por el pecho y por la barriga. Parece sofocado, debe tener mucho trabajo, pienso yo.

-Señor, se ha equivocado.

-¿No es usted Marina Robles?

-Sí, pero odio las rosas.

-Se las manda su marido, señora.

-Mi marido está muerto.

El señor sudoroso baja la mirada y no sabe muy bien qué decir. Aprieta el ramo con fuerza y dobla una de las rosas.

-No te preocupes. Anda, dame el ramo. Y toma, una propina.

-Que tenga un buen día señora.

Mientras vuelvo a mi cama me pregunto en qué me he convertido, si soy un invento de mi misma o una parodia de lo que alguna vez fui.

Enciendo la televisión y veo uno de esos programas de gente que pide que le devuelvan lo que han perdido.


Grief. Barbara, 2007

14 comentarios:

DANI dijo...

Ya sabes lo que pienso de tus relatos. No voy a tirarte más flores, y menos despues de lo de las rosas ;)

Besos sin flores

Igor dijo...

Ingenioso, en muy poco espacio logras hacer flotar, tener la sensación de estar entre dos mundos.
Este "de camino a la realidad.." me ha encantado.

Juan Antonio dijo...

Sí, me dejaste adentro y con las ganas de más. Así debe ser
besos Ana

Mela dijo...

Pues yo te mando rosas ... las mías blancas! Muacc

Cesc dijo...

A nadie le viene mal un ramo de rosas aunque vengan del más allá.

Que importancia tiene su procedencia?

Belén dijo...

Broma macabra o es que alguien por ahí la reclama?

:)

Besicos

Shang Yue dijo...

yo me regalaría las azules

Espérame en Siberia dijo...

Pero creo que ella no quiere que le devuelvan nada, ¿o sí?


Millones de besos, darling.

Paprika Jonhson dijo...

me dejas sin palabras realmente.
magnifico!

Maria dijo...

Tienes una estética muy cojonuda, amiga.

Un abrazo.

Manco Cretino dijo...

Cuánta soledad en este breve texto. En realidad con la imagen del pasillo detonás sensaciones que llevan a esa tristeza.
Excelente, hermana.
Ensombrecido... Manco Cretino

avec le monde dijo...

Eres la más grande.No es necesario que te lo diga en todos tus relatos eres buena, por que lo eres tú. Creételo,crece y vive.

Mar dijo...

No sería el propio repartidor un admirador secreto? A mi cualquier cosa me vale menos lo que implique soledad.

Un abrazo!

Regina Scaramuzza dijo...

...me dolió tu mancha de humedad, si hasta humedeció mis ojos.Feas las ausencias y disiento amiga, con olor a rosas todo se suaviza...
un abrazo
RS