martes, 9 de marzo de 2010

Mi nuevo trabajo



Mi vecina es la chica del tiempo. Pero no hablamos del tiempo cuando nos vemos, hablamos de otro tipo de cosas. Me cuenta que su novio está lejos, pero que no sabe exactamente dónde está. Tampoco tiene muy claro a qué se dedica, pero no parece importarle demasiado. Yo le cuento que no tengo novio, ni tampoco novia. Que tengo amigos y mucho tiempo para inventarme cosas. Ella me dice que le caigo bien, que tengo ese tipo de cosas que hacen a las personas distintas a las demás. Me pregunto a qué se refiere con eso, pero no se lo digo a ella. Sólo sonrío, eso lo aprendí bien. Me dice que está cansada de hacer todos los días lo mismo y de que todos le pregunten siempre el tiempo que va a hacer al día siguiente. Se divierte engañando a la gente, me dice pícara. ¿A qué me dedico yo? Pues no lo sé, supongo que a nada o a algo que no se puede definir. Creo que tengo un trabajo que aún no tiene nombre ni está reconocido en ningún boletín oficial. Pero es algo grande. Y con esa idea me despido de ella y me voy con una sonrisa en los labios pensando en mi nuevo trabajo inexistente.




Fotografía Christina Rosenvinge





10 comentarios:

ιτzмeмel dijo...

Me gusta tu manera de narrar las cosas..Genial tu blog =D

Dara Scully dijo...

si yo fuera la chica del tiempo despistaría todo el rato a los demás para que sacaran el paraguas en los días de sol.



mimodepartedemiperroamarillo

Mela dijo...

Qué original ... me gusta! Nunca lo había visto así, quizá hoy cuando suba en el ascensor a mi oficina y me pregunten por el tiempo, sólo sonría! Muacc

Cesc dijo...

Quizás estos dias de nieve el trabajo de tu vecina sea un poquito más divertido...
En cuánto al tuyo, que más se puede pedir??

Igor dijo...

Muy bueno. A veces, como tú, creo que tengo un trabajo inexistente. Y a veces pienso que cómo se te ocurren estas cosas... La mujer del tiempo insatisfecha, que da la tabarra.
Siempre creo encontrar hilos ocultos, breves insinuaciones en tus escritos que se cortan, porque son eso, esbozos que le dan profunidad de campo a estas pequeñas joyas breves.

El caminante dijo...

Hola. A propósito de tu trabajo ¿a qué te dedicas específicamente, excepto bloguear?
Saludos desde Yucatán

Cesc dijo...

Que grande es la imaginación!

DANI dijo...

Quiero un trabajo de esos, donde la indefinición te deje vivir feliz. Estoy harto de tanto cuadriculado ;)

Besos preciosos

Belén dijo...

Pídele salir, con tanta incertidumbre sería hasta divertido!

Besicos

Espérame en Siberia dijo...

A mí me parece que el tiempo la ha dejado profundamente sola y desolada.


Un abrazo, mon amour.