viernes, 19 de marzo de 2010

Creo que es viernes



Ahora el barro forma parte de mí, ¿cómo demonios me deshago de él? Ya he estado así otras veces, bajo puentes que no conocía, corriendo hacia ninguna parte, buscando los zapatos rojos para salir de allí. Y sin embargo hoy, vuelve a ser uno de esos días y vuelvo a repetirlo, y los dos sabemos que esto no me llevará por el buen camino. Siento frío y curiosidad. Qué hacen ellos en sus casas, cómo viven, cómo se despiertan y atajan el día. Siento como si estuviera ante un gran escaparate y detrás estuvieran todos ellos. Y todos ellos me miraran con esa cara de desconocimiento y me señalaran como si no formase parte de este mundo.



7 comentarios:

Estonetes dijo...

Lo de no formar parte del mundo es una sensación realmente sorprendente que me ocurre demasiado a menudo.
Nice post :)

Igor dijo...

Hola,
Un texto enigmático. He vuelto atrás, y he ido hacia el final para volver atrás. Hablas a través de símbolos.
Los otros al otro lado. Esa sensación la comparto, a veces. Y la curiosidad.
Un texto difícil y al mismo tiempo con muchas interpretaciones, uau.

Belén dijo...

Quitarse el barro es complicado, pero se puede...ánimo

Besicos

Sofía dijo...

Te visito a ti... y cotilleando he descubierto que es un gran blog. Me gusta, si señora!

Te sigo...

Un beso! ;)

Espérame en Siberia dijo...

Viernes que te quiero viernes.

latacones dijo...

Gracias por pasear conmigo por las calles de mi blog... así tus pasos me han llevado hacia tu blog. Es muy especial.

avec le monde dijo...

Ponte los zapatos rojos y te quitarás el barro y date la vuelta a ellos, te reconoceran y alarga tu mano a ellos.