viernes, 23 de marzo de 2012

Mass media

En estas intifada
ardo en deseo
de estrangularte.

No quiero odiarte
y sin embargo.

Caigo
en un hotel solitario
con una televisión solitaria
y unas pringles solitarias.

Ahora sé
que somos
solos.

Y después
prozac para desayunar
con kelloggs
bajos en grasas.

En la televisión
las últimas cifras del paro.
La beso,
la televisión entre mis piernas,
nos follamos a los mass media los lunes.

1 comentario:

Cesc dijo...

siempre me han gustado los hoteles solitarios. Será que he visto un montón de pelos...