jueves, 31 de marzo de 2011

De camino al trabajo.Fundido a negro

Me puse mi peluca fucsia y encendí mi último cigarro del mes, de camino al trabajo. En la radio lo mismo de siempre "el Ibex ha experimentado un ligero descenso, debido a la caída en picado del sector financiero", "al parecer el parricida llevaba meses planeando el asesinato", "la radiación se extiende al mar, mientras se completa la conexión eléctrica en Fukushima"...
Y de repente nada, y las luces de los semáforos borrosas, y un taxi salpicándome las sobras de la ciudad. Y de repente, la cámara girando 360 grados y yo me fundo en negro y los títulos de crédito, esto ha sido todo, ¿ha merecido la pena pagar la entrada?
Camino sobre mis tacones contoneando mis muslos amoratados y sólo quiero que llegue la hora del descanso, la hora en la que las putas dormimos y los borrachos cantan en un idioma que no es el tuyo ni es el mío.

3 comentarios:

a smart chimp dijo...

creo que uno de los problemas es precisamente ese, que no pagamos entrada: nos colamos en esta vida (o nos cuelan), y cuando deja de gustarnos, antes o después, pedimos revisar el contrato ("¿contrato?", responde ella).

el verdadero coste no está en la entrada sino en evitar la salida.

Diego VOLIANIHIL dijo...

Más bien nos traen aquí a empujones, con lo bien que estábamos sin ser nadie.

-KtaStRoF- dijo...

esto es genial.
la últime frase me flipa...

beso!