martes, 1 de febrero de 2011

Reflexiones demagógicas

Hoy más que nunca sé que los pobres no tienen derecho a existir, a sentir o a pensa en voz alta, ni siquiera a curarse a o querer más de lo debido.
Más de uno me llamará demagógica, pero aún así seguiré siendo pobre durante mucho tiempo o quizá para toda la vida. Y es lo que toca.
Hoy más que nunca sé que en el fondo estamos solos, más solos que nunca aunque no lo estemos, y que incluso a veces nos gusta y es hasta gratificante.
Hoy más que nunca sé que la línea en blanco es la necesidad de callar por no decir cosas que podrían incomodar a más de uno e incluso hacer pensar. Y no estamos para eso.
Egipto es mucho más que sus pirámides vacías por la sublevación, Egipto llora como lo hacemos un poco todos a nuestra manera antes de ir a dormir, después de hacer un resumen del día, de las cosas buenas, de lo que debería haber sido, del aliento de nuestro jefe (si somos afortunados y lo tenemos) de los pechos que deberíamos tener y no tenemos, del piso que siempre soñamos y ella tiene... Es una cuestión de perspectiva, pero el dolor es el mismo en el cuerpo que lo siente.
Con todas estas reflexiones y ninguna respuesta me duermo, porque mañana tendré que llenar muchas líneas en blanco más.

2 comentarios:

Upper Cesc dijo...

Y suerte tienes (tenemos) en poder llenar páginas en blanco. En alzar nuestra voz. En poder hacernos escuchar...

a smart chimp dijo...

tener que
o
querer
o
tener que
o
querer
o
tener que
o
querer
o
...