jueves, 9 de septiembre de 2010

La cara B

Le ordenó que se desnudara mientras ponía en el tocadiscos ese viejo bolero que hablaba de amor y de cuchillos en el corazón y cientos de dudas.
Ella se quedó callada y trató de imaginar que habría sido de su vida en otra parte, si no hubiera pulsado el botón equivocado. Se rasgó la media al quitársela y en lo único que pensó fue en que se tendría que comprar otra nueva.
El cuerpo de él, rebosante de vasos dilatados y grasas trans, esperaba ansioso la mercancía fresca.

Y hoy resulta
que no soy de la estatura de tu vida
y que al dejarme casi, casi, se te olvida...
que hay un pacto entre los dos.
¿Puedo besarte?
Bueno.
¿Bueno?
Sí.

Ella miró hacia otro lado, sintiéndose parte de ese universo en el que se veía envuelta sin quererlo y sin ser capaz de entender nada.

que hay un pacto entre los dos.

6 comentarios:

Albademadrugada dijo...

no parece muy entusiasmada no? :m
muua

migas de locura dijo...

¿Regalar un beso por un "sin más"?
Yo no se lo daría, ni de broma.


Muuuuuá

Igor dijo...

JJJJJJJ. Pobre chica. ¿No sería mejor romper con ese destino de alcobas de pago? Pero, ¿cómo?

Amarilla dijo...

abrumador... pude escuchar un bolero mientras leía, me hizo recordar mi fin de semana con periodico en mano y taza de café :)

Dara Scully dijo...

le supo raro. no del todo mal, pero tampoco le gustó. seguro que pensó en la vida y por qué estaba ella allí.



(media cosquilla)

Nacho Sánchez dijo...

hay tantas caras b's...