miércoles, 14 de julio de 2010

Nada que perder

Me lié un cigarro mientras esperaba a que saliera.
Fue entonces cuando caí en la cuenta de que no tenía nada. No tenía un trabajo con el que sustentarme. No tenía un techo que me guareciera, que me protegiera de los peligros que me acechaban. Cada noche, antes de dormir, miraba al cielo, y veía las estrellas, pero nunca sabía qué querían decirme.
Di la primera calada y me quemé un poco la garganta. A la mierda, pensé, no tengo nada que perder. Un mendigo pasó a mi lado y me pidió algo para comer. Un mendigo que pide a otro mendigo. Me pareció curioso y le respondí que no con una sonrisa. Al menos tengo para cigarros, acabarán conmigo tan pronto como puedan. Algo es algo, no puedo quejarme.
Un coche pasó a toda velocidad y me mojó las rodillas. Las desgracias nunca vienen nunca solas, solía decir mi abuela, y reí recordando su mirada tímida y sabia. También su piel, recorrida por mil historias, como un mapa de carreteras.
Ya estaba a punto de salir, y yo fumaba las últimas caladas de mi cigarro. De pronto, me di cuenta de que era tarde, y de que hacía frío, y necesitaba alguien que me abrazara en ese instante. Me levanté, tiré el cigarro y me marché de allí. El cigarro se apagaba y yo ya no tenía nada que perder.

6 comentarios:

Belén dijo...

Me gusta cuando haces metáforas tan urbanas y divinas como un cigarro y la dignidad de este hombre... es cierto, no tiene ya nada que perder...

Besicos

Amarilla dijo...

no se porque siento que es maravilloso ese estado... bonita entrada!

a smart chimp dijo...

"Pero no se está tan mal
Este gris no es el final" ;-)

Mela dijo...

Conozco una historia parecida ... la vida cambió un día, un día que tocó fondo, hoy es otro hombre, la vida pesa pero aprendió a mirar a su alrededor con cariño ... y distinguió otro horizonte! Muacc

Igor dijo...

¿Es un ser digno?¿Libre? Sin nada que perder. Me gusta este dejar abierto el texto, yo me he quedado meditabundo. Y lanza el cigarro y se va sin ningún abrazo.
Saludos.

Miguel Ángel Maya dijo...

...A mí lo que más me gusta y me inquieta es el hecho de que "esperara a que saliera"...
...Me parece fuerte esperar a alguien a que salga, y que ni siquiera a ese/esa se tenga para perder...
...Un abrazo...