domingo, 13 de septiembre de 2009

Cigarettes


J tenía los dedos amarillos de fumar tanto, porque fumar era lo único que J hacía en su tiempo libre y cuando estaba ocupado también. A veces leía algún periódico gratuito, pero casi siempre se entretenía en las páginas de tías con las tetas grandes y coches de segunda mano y trabajos que nadie quiere. J casi nunca tenía trabajo. Y cuando lo tenía, casi nunca iba. Se quedaba viendo la televisión y fumando mucho. Siempre decía que no iba al trabajo porque consideraba que todo iba peor cuando iba que cuando no iba. Además, le gustaba quedarse en casa viendo a la presentadora de los informativos. Nunca pensó en intentar conocerla, porque muy en el fondo sabía que terminaría con ella. Lo cierto es que J nunca tuvo una novia, de esas que te acompañan al cine y que a veces son un poco pesadas también. Tampoco tuvo una novia de las otras, de las que no van contigo al cine, pero que también son pesadas. Nuestro J era un romántico, y no veía necesario estar perdiendo el tiempo con chicas del montón. Para eso prefería pasarse el día fumando cigarrillos y pegarse a la televisión cuando aparecía su chica de los informativos. Ahora le había dado también por coleccionar barcos de la Segunda Guerra Mundial. Estaba muy satisfecho de haberse hecho con un Missouri americano. Pero sabía que se trataba de algo pasajero, como cuando le dio por coleccionar chapas o llaveros del mundo. Podemos decir que J no era infeliz, como podemos decir que J no era feliz tampoco. Lo que sí podemos decir de J es que veía su vida pasar sin hacer demasiados esfuerzos, porque para él la vida no estaba construida a la altura de sus sueños.


2 comentarios:

eme ce dijo...

Sin esos sueños demasiado altos muchos no nos levantaríamos.

Reposiciones Musicales dijo...

Hola!! Gracias por pasarte por el blog y por comentar!!

La voz de Nacho no me va mucho... pero escucharé el disco de "Verano Fatal"

Un besito!!