lunes, 24 de febrero de 2014

Donettes y paradas de autobús


Me gusta tu bastón
¿Perdona?

Pasa el 36, el 225 y el 45 pero ninguno para.

Sí, creo que hay que tener personalidad para ser coja y además llevar un bastón tan estrambótico.
No sé muy bien qué decir.
Nada. Los piropos son gratis, de momento. Tus ojos me hablan, ¿lo sabías?
¿Y qué te dicen?
No lo sé, pero lo sé. ¿Quieres un donette?
No, gracias.
¿Y cómo andas? (risas enlatadas) Quiero decir, qué ¿cómo te va?
Pues no mejor que a ti, supongo. Ya sabes, la crisis, llueve, no pasa el bus...
Nos hemos conocido.
Ya, eso sí.

Pasa el 36. Es el mío. Lo paro con mi bastón. Esta vez no se me escapa. Él se queda, mirando desde la marquesina. ¿Volveremos a vernos?



3 comentarios:

Darío dijo...

Suelo tomar el 36 en Directorio y Olivera...

Darío dijo...

Bueno, no sé qué merde tiene que ver...

anónimo dijo...

acostumbrarse a perder autobuses de vez en cuando no está tan mal. pasan a montones. ya sabe lo que dice kiko veneno al respecto,,,