martes, 11 de mayo de 2010

Gracias

Puntos de sutura en mi camisón.

Ahora recuerdo

las veces que te inclinaste bajo la lluvia

buscando un abrazo perdido.

Tú eres simplemente una bala que se escapó

en la espesura de la noche

entre mis labios enyesados.

Ninguno de nosotros está limpio

¿Quién empuñó primero el arma?

Creo que fui yo.

Coge lo que queda antes de irte,

No es demasiado,

puedes juntar todas las piezas

y quédate con el cambio.

Gracias.

4 comentarios:

Belén dijo...

Ya te quedarás tu con el resto de hilo y verás que bien coses lo que te resta...

Besicos

Igor dijo...

Adiós, adiós, adiós. El arranque es fulgurante, con este puntos de sutura en mi camisón.
Luego, hay un punto de dureza, o eso me ha parecido a mí.
Emocionante poema de desamor, distinto, caliente y frío, que se sale de lo de siempre.
Duele. Besos.

Tara dijo...

mi rey pregunta de dónde salió el arma

el amor no debería ser de paz?



aquí seguimos, en Bandah
http://palabraderey.blogspot.com/

kokichuelo dijo...

Nada de quedarse con el cambio, eso sólo para el servicio amable o eficiente.

Saludos.