sábado, 5 de septiembre de 2009

Los que se pelean se desean


Sólo Dios sabía todo lo que se había esforzado. De pequeña, cuando aún no llegaba a la primera repisa, miraba hacia arriba y pensaba que algún día llegaría por fin a la tercera balda y entonces se comería todos los ositos de gominola que su madre dejaba allí arriba sólo para las ocasiones especiales. Ahora es aún más difícil, piensa, y mueve las piernas con nerviosismo. En tercero de EGB, cuando conseguía un 10 en matemáticas, su padre le llevaba muy lejos, a veces incluso a la playa y ella cogía un poco arena que se guardaba en una bolsa de conguitos para olerla el resto del año. Ahora mira hacia ambos lados y vuelve a mirar, porque a veces se tropieza sin darse cuenta, y muchas veces no hay nadie que pueda sujetarla. Luis, el de quinto de EGB le metía gusanos de seda por detrás de la camiseta. Los niños gritaban “los que se pelean se desean, y los que no se morrean”. Ojalá eso fuera así después de veinte años, piensa ella. Caminar es fácil, le dicen todos los demás, sólo tienes que poner un pie detrás del otro y andar. Pero ella cada vez que echa a correr retrocede y cada vez que llega a la meta recuerda algo que se le ha olvidado detrás.


7 comentarios:

Dara Scully dijo...

Igual tendría que probar a andar en lugar de correr. Quizás así se fijara más en las cosas que va olvidando durante la carrera.


miau
de
papel
pinocho

a smart chimp dijo...

Pero igual no se atreve, todos le dicen que es fácil pero ella tiene miedo de tropezar y caer... ¿de nuevo? La velocidad ayuda a mantener el equilibrio y requiere toda la atención... y así uno no tiene tiempo ni de sentir. Correr no deja de ser una forma de anestesiar los sentimientos...

a smart chimp dijo...

De mi lectura actual, algo para ella:

"Si anduvieses por una llanura con la firme intención de avanzar, y pese a ello retrocedieras, tu situación sería desesperada; pero como estás trepando por una pendiente escarpada, más o menos tan escarpada como lo eres tú mismo visto desde el suelo, los retrocesos sólo pueden deberse a las características del terreno, así que no debes desesperar"

de "Aforismos", Kafka

Ana dijo...

a smart chimp:
gracias por tus consejos y pasarte por aquí
puedo leerte el algún sitio?

Pescador de Ballenas dijo...

Yo creo que necesitaría un hermanito pequeño que le sujetase una silla mientras trepa hasta la 3ª balda para coger los ositos.
Un saludo y un canto de ballena. =)

Cristina Calle Cordero dijo...

correr y no poder ni respirar. lo importante no es avanzar, ni avanzar deprisa. es saber hacia donde vas. ¿qué pasa cuando no sabemos hacia donde vamos?...me duelen los pies y tengo frío en las manos, otra vez.

a smart chimp dijo...

A Ana (si tú eres la misteriosa señorita de la cuenta atrás... si no es así, no he dicho nada... si es así, tampoco he dicho gran cosa), muy tarde, disculpa:

(a) no son consejos, son sugerencias de las protagonistas o de las situaciones de tus historias (de ficción), no es recomendable tomarlos como consejos y declino toda responsabilidad si alguien llega a usarlos como tales, por no mencionar que los consejos no suelen seguirse desde el mismo momento en que se dan; y es un placer pasarme por aquí

(b) me gustaría decirte que sí (por ejemplo, "sí, claro, en tal o tal libro, ya te envío uno si quieres si me das una dirección"), pero la verdad es que no, todavía no... pero espero que sea que sí, bien o mal (bueno... mal), pronto